Luis Vargas..
Desahogándome.
No fue una,
sino fueron cuatro
las que me engañaron
pero a ellas yo quiero decirles
que todos aquí pagamos.
Quizás no sea yo el que las vea
arrastrándose como culebra
y pagándose en calles que hicieron
a esas criaturas y a mí.
Les dijeron que yo era su padre
y orgullosos los niños estaban
y sus madres de mí se burlaban
y de mi esposa que se los cuidaba.
Y hace seis años una de ellas cumplió
la más pequeña al saberlo lloró.
Y el varón tenía diez, que tristeza
por esos niños ahora siento yo.
Y el varón tenía diez, que tristeza
por esos niños ahora siento yo.
Pero que duro una de ellas me vió
porque yo sé que no era mi sangre
no importa niña, tú no eres culpable
la culpa échasela a tu madre.
Pero nosotros no somos culpables
la culpa échasela a tu madre.
El hombre a veces no tiene la culpa
si la mujer dice que el niño es de otro.
Pero también sinverguenza es el padre
que lo permite cuando lo sabe.
Pero también sinverguenza es el padre
que lo permite cuando lo sabe.
Esto es una realidad y a mi me pasó
pero vivo orgulloso de haberle dado
los primeros auxilios
a esos angelitos.
Me engañaron cuatro mujeres
y a cuatro niños inocentes.
Había que ver como reclamaban
ese dinero toditos los meses
y yo corriendo a cabalgar iba
porque a veces no encontraba el billete.
Hay muchos hombre que son engañados
que como yo, han sido burlados
que muchachitos por ahí le han pegado
las bandoleras, corazón de diablo.
Que no le importa el daño de los niños
sólo los usan pa´su beneficio.
Yo me despido muy lleno de orgullo
porque mantuve a esos cuatro angelitos
aunque ahora me apegue a las leyes
ante Dios no cometí un delito.
Porque aunque quiera quedarme con ellos
que conozcan sus padres paternos.




Ваше мнение



Капча